Muere Vacío

presen5Te levantas a primera hora del día, aún están encendidas las luces de las calles y la poca gente que hay vienen de dudosos locales nocturnos.

Sales a correr antes de empezar tu jornada, miras a tu alrededor y tu cabeza empieza a decirte que narices haces a estas horas corriendo, perdiendo horas de sueño, intentas borrar esos pensamiento y tirar zancada a zancada.

A los pocos metros tu mente y tu cuerpo van teniendo buenas sensaciones, y empiezas a pensar con claridad sobre tu vida. Corres solo y la poca compañía que tienes es un mp3 y con poca batería.

Mientras corres te replanteas mil y una cosas, cosas que harás en cuanto acabes de correr, sitios que irás esa misma tarde o incluso planes para ese fin de semana.

Terminas el entrenamiento, y rápidamente vas en busca de darte una buena ducha fría.

La sensación que tienes tras acabar es de invencibilidad (no es lo mismo que imbecilidad), quieres empezar rápidamente a realizar alguna actividad, algo que realmente te gusta y que antes de correr lo veáis muy negativo, buscas rápidamente salir de la llamada ZONA DE CONFORT.

La zona de confort son esas situaciones que controlamos, y en la que no tenemos ningún riesgo. Esa maldita zona de confort que no nos permite desarrollarnos hasta nuestro máximo nivel.

Como animales que somos, buscamos vivir bien y seguros, cuando consigues eso ya no nos interesa investigar cosas nuevas, y simplemente vivimos en esa zona que nos atrapa y nos impide progresar en cualquier ámbito.

Conseguir salir de la zona de confort no es fácil, ya que nos encontramos seguros, cómodos y protegidos. Pero si realmente queremos desarrollarnos como personas debemos salir y arriesgarnos, «hay que jugársela».

Claro que es fácil quedarse en el sofá de casa viendo la vida pasar, viendo una serie tras otra en estas largas tardes de verano, pero ¿realmente nos gusta eso?

Ver gente con más problemas personales o físicos superarse día a día en el deporte o en su trabajo, verlos como auténticos héroes, y lo son, sencillamente porque un día decidieron dejar de ver la vida pasar y salir de la zona de confort, para demostrarse a ellos mismos que si quieres puedes y que nada o muy poco es imposible.

Para ello hay que salir de ese agujero, llamado zona de confort donde se está «tan a gustito» para conseguir cosas y objetivos que los vemos como lejanos sueños.

Chema Rivera Benitez

Chema Rivera Benitez

Romano. Proyecto de estudiante del deporte como ciencia. Motivado hasta la médula. Con más objetivos que Podemos en su programa electoral. Conocedor de nada y aprendiz de todo.Especialista en momentos ridículos, y en reírme cuando no debo.

Leave a Reply

Wow look at this!

This is an optional, highly
customizable off canvas area.

About Salient

The Castle
Unit 345
2500 Castle Dr
Manhattan, NY

T: +216 (0)40 3629 4753
E: hello@themenectar.com